Consejos de degustación

Para experimentar de una manera óptima todos los sabores del caviar, no se necesita más que un pedazo de pan o un blinis con un poquito de mantequilla auténtica o nata agria para servirlo correctamente. Combina de manera perfecta con un vino blanco fresco o con champán.

Incluso cuando el caviar se usa en un plato demuestra ser un auténtico tesoro. Evite, sobre todo, un exceso de sabores. El caviar sabe mejor si se sirve frío. En caso de una preparación en caliente, sirva el caviar aparte en un plato o en un vaso fresco.

Use siempre cucharas de madera, madreperla o de plástico. El contacto con metal y, sobre todo, con objetos de plata, es nefasto para que el caviar tengo un sabor bueno.

Consejos prácticos

La temperatura de conservación del caviar es muy importante para garantizar la calidad. La temperatura más ideal es entre –2°C y +4°C. En el caso de los comerciantes de caviar profesionales el caviar es enfriado correctamente. Con ello se limita el tiempo entre la compra y el uso. Después de la compra, el caviar debe conservarse en el congelador lo más rápidamente posible.

Si es posible, sirva el caviar enfriado en hielo. El caviar es muy sensible a la oxidación.

En caso de exposición al aire se producen inmediatamente cambios en el sabor que son perjudiciales para la calidad. Abra la cajita precisamente antes de servir y consúmalo, preferentemente, en su totalidad. Un resto puede tener un gusto completamente diferente el día después.

Probar para creer

Los mejores chefs trabajan con Royal Belgian Caviar. 

Mira nuestros creadores de sabores